sábado, 16 de mayo de 2009

Empezando

Una vez que tenemos los materiales debemos prepararlos lavando la tela, reuniendo todos los colores de los hilos, buscando un gráfico que se vea bien para no forzar la vista y contando los cuadraditos de la tela y los del patrón para centrar bien el dibujo.

El punto cruz se puede hacer de a uno, esto es cuando en la labor hay varios puntos aislados del mismo color, se saca la aguja del extremo inferior izquierdo del punto cruz que queremos bordar y hacemos las diagonales. Seguir el orden de los números:









Cuando hay varios puntos de un mismo color se deben hacer en forma horizontal:









Se trabaja en pasadas de ida y vuelta, de izquierda a derecha y viceversa, introduciendo la aguja en el tejido verticalmente, de abajo hacia arriba, y tomando para cada punto el mismo número de hilos, o de cuadros, tanto a lo ancho, como a lo largo.

Hay que tomar en cuenta dos cosas muy importantes: primero todos los puntos de la labor deben quedar en el mismo sentido, porque si no se ve desparejo cuando queda terminado; el hacerlos desparejos es un recurso que se utiliza cuando se quiere dar idea de movimiento, por ejemplo olas del mar, nubes o follaje de un bosque.

Y lo otro muy importante es manejar una tensión constante en todos los puntos, si no es así la tela quedará fruncida y los puntos al quedar algunos más apretados que otros pueden deformar el diseño.

Muchas de estas indicaciones las podemos encontrar en varios de los foros de bordado que hay en la web con muchas fotos o videos explicativos!

No hay comentarios: